DIY: ahórrate un dinero haciendo tú mismo/a estas reparaciones del hogar

recambios frigorificos

El hogar está muy bien para relajarse después de una larga jornada de trabajo, para pasar buenos ratos en familia o para dedicarnos a nuestras aficiones… pero también requiere de algo de trabajo. Más que nada hay que pensar que el trajín diario hace que la casa sufra algo de desgaste y de tanto en tanto hay que hacer pequeñas tareas de mantenimiento. Así nos aseguramos de que nuestra casa sigue siendo un hogar y que no se convierte en un campo de batalla lleno de elementos hostiles 😉

 

Y hay dos opciones, claro. La más cómoda seguramente sea la de llamar a un técnico en reparaciones. Pero 1) son caros y, 2) todos sabemos de “manitas” que realmente han hecho más chapuza que otra cosa y luego nos hemos quedado casi con el mismo problema y con menos dinero. Así que la opción más interesante es la de hacerlo nosotros/as mismos/as, porque nos vamos a ahorrar un dinero pero sobre todo porque no dependemos de nadie ni de que tenga un hueco en su agenda para arreglar nuestra avería, y además sabemos que lo hacemos como debe hacerse y no de cualquier manera.

 

Las averías más comunes en una casa

Electrodomésticos

Un clásico. Y cuando fallan nuestra vida se convierte en un pequeño caos porque ya no sabemos vivir sin ellos. Además al usarlos tan habitualmente es normal que las piezas de la nevera por ejemplo sufran desgaste, por lo que lo mejor es hacerse con recambios frigorificos y sustituir nosotros/as mismos/as la pieza que falla. Y lo mismo con la lavadora o con la tostadora. Todo deberá hacerse siempre bajo condiciones de seguridad, claro, y para prevenir averías dos puntos positivos son: asegurarse de que los cables no están presionados o retorcidos; dar cierto espacio a los electrodomésticos para que no queden “ahogados” (vital para los aires acondicionados, por ejemplo).

 

Cerraduras

Es un problema habitual, una cerradura que ya no cierra bien o casos más puntuales como que una llave se rompa dentro. La solución es tan sencilla como comprar una cerradura nueva en la ferretería e instalarla. El proceso no tiene demasiado misterio.

 

Goteras y humedades

Sí, problema grave pero por desgracia casi todos/as hemos pasado por algo así. En estos casos se trata de ponerle remedio identificando la fuente del problema y asegurándose de que el agua no se va a filtrar más, antes de meternos en remozar el techo o arreglar la pared. A veces una buen capa de pintura específica para estos casos (para prevenir su reaparición) va a ser un aliado mejor de lo que se podría pensar.

 

Problemas con enchufes

En Internet hay apuntes y tutoriales que te cuentan lo básico acerca de las instalaciones eléctricas y con esto puedes salir al paso de los pequeños problemas que se presenten en casa. Cuando una lámpara parpadee o cuando algo no haga contacto cuando debiera, quita el aplique, descubre el circuito y asegúrate de que todos los cables y todas las piezas están donde deberían. Una vez sabes lo básico verás que no  es tan difícil y si hay una pieza en mal estado sólo tienes que comprarla en la ferretería y sustituirla.
¿Eres ya un manitas o aún no has dado el salto? ¿Te ha parecido interesante el artículo? ¡Comparte el post en redes sociales!

Sandra

Sandra

Periodista y Bloguera. Apasionada de las redes sociales y de las últimas novedades para el hogar.
Sandra
About Sandra
Periodista y Bloguera. Apasionada de las redes sociales y de las últimas novedades para el hogar.

No Comments, Be The First!

Your email address will not be published.