Sácale más partido a tu piscina con una buena iluminación

big_111618-7327057

 

Con la llegada del calor también aumentan las visitas a la piscina, ya sea municipal, la de algún amigo o la propia. Ha llegado el momento de disfrutar de ellas y, como si no fuera bastante con disfrutar de una baño fresquito, os damos las claves para disfrutar también de una atmósfera que hará que la experiencia sea aún mejor, sobretodo de noche, mediante la iluminación.

 

Los matices de la iluminación se consiguen con un buen diseño y una buena colocación de luces ocultas o semiocultas. Esos apliques escondidos en techos o paredes que dirigen nuestras miradas de forma inconsciente a lugares destacados.

La iluminación en piscinas

Lo primero es tener en cuenta la protección IP de las luminarias dependiendo de cuál vaya ser su uso. Si los focos están pensados para ir dentro de la piscina es imprescindible que sea de 68 grados dado a su contacto permanente con el agua.

 

¿LED o halógenos?

Es cierto que el precio de los halógenos es más bajo que los focos LED sumergibles, pero cuando hablamos de luces dentro de una piscina debemos pensar en más cuestiones a parte del precio. Un halógeno puede gastar 5 o hasta 10 veces más que un LED, además un LED puede durar muchos años e incluso toda la vida. Así pues, la respuesta es clara.

 

¿Cómo instalarlas?

Si nos decidimos por los focos LED, el siguiente paso es cómo instalarlos. Bien, existen dos vías; en superficie o empotrada. La primera es perfecta para aquellos que buscan la simplicidad, ya que no es necesario ningún hueco en las paredes de la piscina y se fijan mediante el uso de tornillo.

 

Por otro lado, los focos encastrables quedan más integrados pero necesitan un hueco en la pared para esconder la parte trasera del foco.

 

¿Cuántos focos debo instalar?

Aquí entra en juego el gusto de cada persona más que cuestiones técnicas, dependiendo del clima que queramos dar a nuestra piscina. La media necesaria es al menos un foco de 1000 lúmenes por cada 5 metros cuadrados para conseguir una buena visibilidad pero si sólo queremos darle una luz suave es mejor optar por focos de menos de 400 lúmenes. Normalmente se colocan los focos en los laterales para evitar deslumbramientos.

 

Además, tenemos disponible una infinidad de colores si elegimos LED. Los LED de colores (RGB) permiten seleccionar qué color queremos con sólo apretar un botón. No lo dudes e ilumina tu piscina como te plazca y, sobretodo, ¡no te olvides de darte un baño!

Sandra

Sandra

Periodista y Bloguera. Apasionada de las redes sociales y de las últimas novedades para el hogar.
Sandra

Latest posts by Sandra (see all)

About Sandra
Periodista y Bloguera. Apasionada de las redes sociales y de las últimas novedades para el hogar.

No Comments, Be The First!

Your email address will not be published.